Merluza a la grecochina

Uno de mis libros favoritos de cocina (y fuente de inspiración) es La Cocina Completa, de María Mestayer de Echagüe, a.k.a. Marquesa de Parabere. La primera edición creo que es de 1932, así que la cocina es clásica vasca con grandes influencias de la vieille cuisine francesa. A veces (pocas) la sigo al pie de la letra, pero lo más normal es que adapte sus recetas.

Hoy ha aparecido una rozagante merluza por casa y, decidido a no hacerla con guisantes, ni a la cantilla ni al horno (porque no estaba entera), me puse a buscar una receta y encontré una de merluza a la griega.

Pero como no tenía todos los ingredientes, la he adaptado y me ha quedado una fusión grecochina que ha triunfado con honores en mi casa. Si la queréis probar, ahí va la receta:
Seguir leyendo

Oshisushi de caballa

¡Ay, la comida japonesa! Tan rica y tan desconocida. ¿Y tan difícil? Bueno, cortar un buen sashimi no es difícil, pero hay que aprenderlo. Y enrollar un makisushi tiene su arte y es complicado de explicar en un blog. Pero aquí tenéis una receta barata, fácil y espectacular, basada en una del libro de J. Garro y Y. Kitazawa: Cómo preparar auténtica Cocina japonesa, que por cierto, se puede encontrar ahora muy barato en la red (esto es publicidad gratuita, no tenemos nada que ver con los autores ni con la editorial).

Seguir leyendo

Normas de uso para los palillos chinos y japoneses

  • Coger por el extremo, no a la mitad.
  • Cuando no se usen o hayas acabado de comer dejarlos en frente de tí con las puntas apuntando a tu izquierda (no apuntes al comensal que tienes en frente, es una falta de respeto)
  • No los claves en la comida, especialmente en el arroz. Es de muy mal gusto porque solamente se hace en los funerales cuando se deja un poco de arroz en el altar.
  • No se pasa nunca la comida entre comensales a través de los palillos. Solamente en los funerales se pasan los huesos de un cuerpo que ha pasado por la cremación de tal modo de persona a persona
  • Nunca lanzar comida con los palillos. No se juega con ellos ni se hacen movimientos raros en el aire con ellos.
  • No apuntes ni señales con ellos a nada ni a nadie.
  • No mover los platos ni los boles con los palillos.
  • Para partir un trozo de comida en dos simplemente ejerce una presión controlada con ellos mientras los separas. Esto requiere mucha práctica. Nunca se usa un cuchillo, es la herramienta exclusiva del cocinero, que se encarga de que toda la comida esté en piezas de tamaño adecuado para comer.
  • Si ya los has usado y necesitas echar comida desde el plato compartido a tu plato utiliza los mangos, no las puntas.