¡Los quiero!

Sólo por los nombres ya merecería la pena. Pero estos aparatos (caprichos para el cocinero moderno) tienen una pinta impresionante.

El PacoJet procesa alimentos congelados y los transforma en sorbetes directamente.

El Gastrovac es una olla a presión… pero a baja presión.

Mientras tanto, me conformaré con la Espuma de setas (de tanas, concretamente) que hago en la sifonera y que Ferrán Adriá lleva años intentando conseguir. En otoño os pongo la receta, que no tengo tanas congeladas (este año ha llovido poco y ha sido malo).

Quince mil

Gracias a tod@s por pasaros por aquí.

Aunque la mayoría venís de google buscando algo concreto, sé que hay un pequeño grupo de parroquianos habituales. Un brindis con todos, pero especialmente con ellos.

Y a seguir disfrutando, por muchas recetas más.

Merluza a la parmesana

Ingredientes (6 personas)

6 filetes de merluza con piel
2 manojos de espárragos o dos latas
6 tomates
harina
100 g mantequilla
2 limones
1 dl de aceite
perejil fresco picado
queso parmesano rallado
salsa vinagreta (aceite, vinagre, sal y mostaza)

Procedimiento

Enharínense los filetes y fríanse ligeramente en 40 g de mantequilla y el aceite por los dos costados. Pónganse en una fuente que vaya al horno.

Prepárense los espárragos (los de lata no lo necesitan) y colóquense sobre los filetes, formando un enrejado. Cúbranse con mantequilla derretida y queso rallado parmesano.

Quítese una tapa a los tomates y echéseles salsa vinagreta por dentro. Pónganse en los huecos de la fuente.

Añádase mantequilla al líquido sobrante de la sartén, previamente filtrado para eliminar la harina. Calíéntese de nuevo e incorpórese el perejil y el zumo de un limón. Échese sobre el pescado y adórnese éste con rodajas de limón.

Al horno durante 8 o 10 minutos,.

Pasta corta con coliflores

Ingredientes

500 g de pasta corta
1 kg de coliflor
10 cucharadas de aceite
100 g de anchoas picadas
1 kg de tomates maduros (o el equivalente en salsa de tomate)
1/2 cebolla picadísima
50 g de piñones
50 g de uvas pasas
2 dientes de ajo
1 trozo de guindilla
2 cucharadas de queso rallado (parmesano o manchego)
sal y pimienta

Preparación

Se cuece en abundante agua (variante propia: al vapor) la coliflor, procurando que no se deshaga. Se saca y se reserva. Se separa en cogollitos del tamaño de un bocado o menos.

En la mitad del aceite se rehoga la cebolla. Cuando alcanza un dorado digno de Tiziano, se incorporan los cogollitos de coliflor. Una vez rehogados, se incorporan los piñones y las uvas pasas y se salpimenta.

En otro recipiente sofreímos el ajo y la guindilla con el resto del aceite. Se retiran (una vez dorados) y se agregan las anchoas y el tomate. Se hace durante un cuarto de hora y se unen los contenidos de los dos recipientes.

La pasta, como siempre, en abundante agua con sal y un chorreón de aceite. Una vez al dente, se escurre y se mezcla con la mitad de la salsa. Se mezcla, se cubre con el resto de la salsa y se espolvorea con queso rallado.

Felicidades a todas

Lo de las reservas es porque es una lectura interesante, independientemente del sexo. Como bien dice Lola (berinto) (a la que le hemos robado la imagen de arriba): ¿tanta importancia tiene que entre las piernas haya una cosa u otra?

De hecho, la sección de cocina la lleva un hombre. Y tiene el mismo título que esta bitácora: Por las cocinas del Imperio. Y no es casualidad.

A partir de hoy, en viernes alternos, nos tienes con todas en todas. Suerte en vuestra (nuestra) andadura.

Y, por cierto, hoy es día 8: felicidades a todas.